225
31 de enero de 2014
Ellen RometschLa indiscreta Ellen Rometsch, hoy de 77 años de edad.

La mejor relación sexual de John F. Kennedy

Enrique Müller, desde Berlín / El Paìs, España

Ellen Rometsch tiene 77 años, vive retirada en una pequeña y confortable casa con jardín en las cercanías de Bonn y cuando su nombre aparece impreso en letras de molde en la prensa de su país, como ocurrió poco antes de las navidades, pone en marcha una estrategia casi militar para mantener alejados a los periodistas que desean revivir su pasado cuando, entre los años 1961-1963, ella vivía en Washington y era una de las mujeres más deseadas del exclusivo local Quorom Club de Washington

Gracias a una indiscreta entrevista concedida por el ex político demócrata estadounidense Bobby Baker a la revista Politico Magazin, en el mes de noviembre pasado, el nombre de Ellen Rometsch recuperó la actualidad perdida con los años y los lectores de la prensa germana pudieron enterarse de que la mujer había sido la última amante que tuvo John F. Kennedy, una aventura que quedó registrada en los archivos del famoso FBI.

En la entrevista, el ex político de 85 años revela que Ellen Rometsch era más hermosa que Elisabeth Taylor y que amaba, por sobre todas las cosas, el “sexo oral”. “Ella visitó varias veces la Casa Blanca”, confiesa el anciano que se atribuye la primicia de haber sido la persona que hizo posible los encuentros amorosos entre la hermosa alemana y el más mujeriego de los presidentes que haya tenido nunca Estados Unidos.

“Después del primer encuentro, el presidente me llamó por teléfono y casi eufórico me dijo: ‘Ha sido la mejor relación sexual que jamás he tenido", contó el expolítico, que dirigía con una rara mezcla de oportunismo, discreción y éxito, el club que era visitado por la flor y nata del mundo político de Washington.

No fue todo. Según Bobby Baker, la belleza alemana cuyas medidas — 88-63-55— hacían suspirar a sus clientes, también tuvo sexo oral con el años después fue presidente Gerald Ford. Era la época en que el republicano intentaba llegar a la cumbre del poder político. “Tenía problemas con su mujer, que era drogadicta”, cuenta Baker.

Las revelaciones de Bobby Baker, que entre los años 1961-63 ejerció el cargo de secretario de la fracción demócrata del Senado y era conocido como “el senador número 101”, gracias a sus contactos con el poder, revivieron el pasado de la hermosa y misteriosa Ellen Rometsch. Una mujer que durante su estancia de dos años en Washington, enloqueció a los políticos y despertó la curiosidad del FBI, que la puso bajo vigilancia ante el temor de que fuera una peligrosa espía de la ex RDA.

En el verano de 1963, el director del FBI, el poderoso y temido J. Edgard Hoover visitó a Robert Kennedy y le dijo: “Tenemos información de que no solo su hermano, el presidente, sino muchos otros (políticos) tienen relaciones con una mujer que está bajo sospecha de ser una espía de la inteligencia soviética. Alguien que está relacionada con la inteligencia de la RDA”.

Verdad o mentira, el resultado del encuentro entre el director de FBI y Robert Kennedy tuvo consecuencias devastadoras para Ellen Rometsch. En menos de una semana, la mujer y su esposo, un agregado militar alemán en la embajada, fueron invitados a abandonar el país. Cuando Ellen Rometsch regresó a Alemania, la mujer se refugió en la casa de sus padres y rehusó hablar con la prensa, pero su silencio no impidió que los medios germanos crearan una leyenda en torno a su vida.

La biografía oficial de Ellen Rometsch señala que nació el año 1936 en Kleinitz una pequeña localidad que pasó a formar parte, después del fin de la guerra, de la RDA. En 1955 emigró a Alemania Occidental y se casó, en segundas nupcias con Rolf Rometsch un oficial del ejército alemán, que fue enviado a Washington en 1961.

La biografía paralela inventó una imagen más romántica y adecuada a la guerra fría. La hermosa Ellen habría contraído matrimonio con el oficial alemán para poder tener acceso a información privilegiada. En Washington no tardó en convertirse en una deseada invitada en el famoso Quorum Club, una actividad que despertó las sospechas del FBI y acabó con su matrimonio.

El FBI nunca pudo probar que la hermosa alemana hubiera sido agente de la STASI, pero su silencio en torno a los dos años que vivió en la capital de Estados Unidos, convirtieron a Ellen Rometsch en una leyenda cuya fama parecía extinguirse con el tiempo. En la única entrevista que concedió a un medio alemán (Stern) en 1964, la supuesta espía confesó que jamás había trabajado para la STASI, una afirmación que fue confirmada por el más famoso jefe de espías de la RDA, el legendario Markus Wolff, quien reveló, después de la caída del muro, que la última amante de Kennedy jamás había trabajado para él.

Puede ser cierto, ya que Ellen Rometsch, la hermosa alemana que enloqueció al presidente y a decenas de senadores estadounidenses, volvió a contraer matrimonio con su segundo esposo, el oficial del ejército alemán, con quien vive en las cercanías de Bonn. Fiel a su costumbre de defender la intimidad de su pasado, la mujer rechazó hablar nuevamente con la prensa para confirmar o desmentir su relación sexual con el famoso John F. Kennedy.

Director responsable: Miguel Tapia González [director(a)zonaimpacto.cl] · Webmaster : Javier Tapia Donoso