224
17 de diciembre de 2013
Chelo

Ni desbordante ni famoso

Autoentrevista irracional.
Por Chelo

Llegaste tarde a casa este día de elecciones. Imaginé que regresarías con amigas, amigos y borracho. Pero no: solo y sobrio. ¡Qué desastre!

*Te hacía celebrando… *

-- Cada uno celebra a su manera. Yo celebré el triunfo de Bachelet ayudando al recuento de votos en La Calera y después escuchando los escrutinios con amigos y amigas bacheletistas.

¿No celebraron con un traguito, caravana y esas cosas?

-- A mí me dio para una cerveza, nada más. después me vine.

¿A celebrar solo?

-- No, a descansar. Estaba agotado y no esperaba encontrarte para que me interrogues de manera tan inquisidora…

Es que no te veo contento…

-- Estoy satisfecho y contento, pero no lo puedo demostrar cagándome de la risa… No me sale ni pretendo fingir.

Te escuché en la radio…

-- Sí, hice algunos despachos y contactos con las radios Nexo y Libra. Es que suponíamos que el triunfo iba a ser avasallador en La Calera.

¿No fue así?

-- Fue categórico y contundente, pero nosotros esperábamos más todavía.

¿Quiénes “nosotros”?

-- En esto hemos trabajado y compartido objetivos con el Alcalde de La Calera, mi amigo y jefe.

¿Ambos decepcionados?

-- No, ya te lo dije: satisfechos y contentos.

Presente en las radios

Estás teniendo apariciones públicas bien seguido… En otro sitio de Internet leí una entrevista que te hicieron y también escuché algo en radio sobre el fusilamiento de los psicópatas en 1985…

-- Claro; ha sido a raíz de una serial que exhiben en TVN; una recreación sobre el acontecimiento del que fui testigo hace más de 28 años.

¿Qué tal?

-- Vi apenas unos 15 minutos del primer capítulo, nada más.

¿Por qué?

-- Había imaginado algo más cercano a los sucesos de esos años. Pero en esos escasos primeros minutos me di cuenta que era pura fantasía… Y prefiero ver noticias, realidades.

¿Cómo así?

-- La escena que vi –al parecer el “triller”- partía cuando llamaban a los periodistas a ver el fusilamiento, pero era en la Cárcel de Valparaíso y a los psicópatas los fusilaron en Quillota. Después, vi en el cadalso a tres condenados, y eran dos. Y cuando aparecen los fusileros, estaban a pie pelado, y los gendarmes que dispararon calzaban zapatillas. Entonces, no encajaba nada. ¿Para qué seguir viendo fantasía?

Pero estás pegando harto en radio…

-- Es que también participo dos días a la semana en un programa matinal de radios Libra y Nexo, pero no es lucimiento; es trabajo.

¿Trabajo o pasión?

-- Por cierto que soy un apasionado por la radio. En el programa “Contacto al día” participo como uno de los tres conductores junto a mi destacado colega Alejandro Aguilera y al doctor José Silva. Es harto complejo debatir con dos personas que son sumamente inteligentes y poseedoras de una memoria extraordinaria. Pero doy mi opinión sin trabas y libremente…

¿Son tus antagonistas?

-- Desde el punto de vista político, “Pepe” Silva sí, porque es dirigente de la UDI. El periodista es inclasificable, porque tiene formación marxista, habla como “momio” derechista y tiene una visión propia de todas las cosas.

También estás en la radio Crystal…

-- Ese es el programa “Sin Fronteras” que hacemos un grupo “variopinto” de amigos; se transmite los sábado de 12 a 14 y discutimos harto, pero después nos vamos a compartir un traguito y no peleamos jamás.

¿Qué tan “variopinto”?

-- Está el director y conductor, Claudio Bustamante, que es muy profesional, prudente y no reconoce domicilio político; además, mi jefe, Eduardo Martínez, democratacristiano; la concejala RN de Quillota, María Baeza –con quien, a pesar que ella es de derecha, hemos desarrollado una afectuosa amistad- y el consejero regional de Viña del Mar, ahora electo en votación popular, Manuel Millones, que es de la UDI y vive en Quillota. Y yo, periodista y militante socialista desde hace medio siglo.

Sigues cantando

También las radios locales te anunciaban cantando en el concierto de un pianista de La Calera…

-- Claro, es que efectivamente canté en el concierto que ofreció en el Salón Municipal de La Calera el destacado músico nacional Tito Arriaza, académico, famoso director musical de los más destacados cantantes de la Nueva Ola y que últimamente toca con Valentín Trujillo, el más grande de los pianistas chilenos.

Na’ que ver un folclorista como tú en el concierto de un pianista…

-- Es que no se trata de un pianista sólo de música clásica, sino de música popular y que tiene especial dedicación por la música chilena.

Pero repito que tú eres folclorista…

-- No sé qué tan folclorista. Canto canciones del folclor, pero también creaciones populares más recientes, temas latinoamericanos y también composiciones propias.

¿Qué hiciste con el maestro Arriaza?

-- Interpreté dos temas de la Cantata Santa María de Iquique, de Luis Advis.

¿Cómo salió?

-- Al menos no tuve reclamos, y sí hartas felicitaciones…

Objeto de museo

Antes, supimos que pasaste a ser “objeto de museo”.

-- No. Lo que pasa es que el Museo de la memoria incorporó a su registro audiovisual un breve documental sobre el montaje de la dictadura que han denominado “asalto a la patrulla”, una masacre perpetrada en Quillota, por militares, el 28 de enero de 1974.

¿Qué tuviste que ver ahí?

-- Nada directamente, pero sucede que no creí la versión oficial del episodio. La autoridad militar dijo que esa noche –apenas cuatro meses después del golpe- trasladaban prisioneros desde el Regimiento de Ingenieros a la Escuela de Caballería (las dos unidades militares que había en Quillota) y que en el trayecto fue “asaltada” por “extremistas”, con resultado de seis prisioneros muertos y tres desaparecidos que, después se supo, también los mataron y los arrojaron al mar. Entre los militares supuestamente atacados, sólo el jefe de la operación resultó con una lesión leve en la mano, que nadie verificó jamás.

Todavía no me aclaras tu relación con el caso.

-- Nada más que como no creí la versión de la autoridad militar, desde un comienzo estuve investigando y después, seguí atentamente el desarrollo del proceso judicial.

Estuviste detenido por eso…

-- Nunca me lo dijeron expresamente, pero estuve varios días secuestrado en el Regimiento de Quillota, bien maltratado, interrogado mañana, tarde y noche, a menos de un mes después de la masacre. Pero me sobrepuse muy pronto y no tengo traumas por eso.

¿Cómo pasaste a ser “objeto de museo”?

-- Nunca. Fue mi testimonio sobre el tema, grabado en video, el que pasó a formar parte del documental que ahora está archivado y a disposición de todos en el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, en Santiago.

¿Qué se siente al saber que en cincuenta o cien años más, cualquiera va a poder ver tu imagen con tu testimonio?

-- ¡Qué se va a sentir, pues! ¡Nada! No me enorgullece ni me enaltece que me hayan entrevistado sobre un tema que me ha hecho sufrir mucho, y que esas imágenes queden ahí, protegidas para el futuro. Más me gustaría trascender por algo que yo haya creado…

Pero igual estás trascendiendo, hay quienes dicen que ya eres un personaje en la zona.

-- No, no lo creo ni lo siento así. Apenas soy una persona que hace cosas públicamente, que opina y actúa sin restricciones, sólo convencido que nada más hago lo que hay que hacer y que asumo todos los desafíos que se me ponen por delante.

Director responsable: Miguel Tapia González [director(a)zonaimpacto.cl] · Webmaster : Javier Tapia Donoso