223
27 de noviembre de 2013
Miguel Tapia

Después de la elección…

Por Miguel Tapia González / Director de ZonaImpacto.cl

Sí, es cierto que estuve 15 minutos en la fila esperando sufragar, que me costó doblar el voto grande (para consejeros regionales) y que puse las letras “ac” en la esquina superior derecha de la papeleta presidencial. También es cierto que no vi caras largas entre los centenares de caleranos y caleranas a quienes encontré en mis recorridos por los cinco locales de votación que funcionaron en La Calera el domingo 17 de noviembre. Es igualmente verdadero que esperaba que Michelle Bachelet hubiera ganado en primera vuelta.

Pero estoy satisfecho y tranquilo con los resultados. Trabajando para que el “balotaje” del 15 de diciembre sea lo suficientemente contundente a favor de Bachelet para darle una tremenda legitimidad a su Presidencia y, de paso, deje en evidencia que la mayoría de los chilenos califican en la tendencia de centroizquierda.

Consejeros regionales

No comparto la elección universal de los consejeros regionales, figura generada por la democracia que encuentro realmente innecesaria. Pero existen y por cierto marqué mi preferencia en esa cédula.

Al fin al, la provincia de Quillota quedó representada por tres consejeros, que tendrán la tarea de defender los intereses de estas cinco comunas (Quillota, La Calera, La Cruz, Nogales e Hijuelas) cuando los 28 miembros del Consejo Regional tengan que decidir por el destino de los más de 65 mil millones de pesos que administra.

La primera mayoría en nuestro territorio la obtuvo ¡lejos! El ex alcalde de La Calera, Roberto Chahuán, de Renovación Nacional. Nadie esperaba su contundente triunfo, pero me alegra mucho ya que “Belén” –como lo conocemos todos- es un calerano amante de su ciudad y no dudo que apoyará decididamente financiar los proyectos que la Municipalidad vaya presentando.

Belén Chahuán perdió en 2008 la Alcaldía de La Calera frente al actual alcalde, mi amigo y jefe Eduardo Martínez, después de ejercer por 12 años la Jefatura edilicia. Por cierto, en los primeros tiempos le costó comprender que la gente le haya dado la espalda, pero superado el bochorno, siguió siendo el vecino más popular y posiblemente el más querido en su comuna. La ciudadanía le brindó un tremendo respaldo cuando lo supo enfermo y ha estado con él en cada contingencia difícil que se le ha presentado en los últimos años. Bien por Chahuán y mejor por La Calera.

El segundo elegido es José Ricardo Aliaga, calerano hijo del concejal Ricardo Aliaga, ambos democratacristianos. También me alegro, porque ambos son muy comprometidos con su comuna y no dudo que “Ricardo Junior” seguirá apoyando los proyectos trascendentales para el desarrollo de su ciudad.

Y el tercero es el radical Mario Pérez, un caballeroso político que ha sido consejero en los últimos cuatro años y antes fue presidente regional de su partido. Es mi amigo personal y no dudo que seguirá apoyando decididamente el progreso de La Calera.

Diputados

En la elección de diputados, Andrea Molina alcanzó una nítida y holgada primera mayoría, que todos preveíamos. Y –debo decirlo- la merecía, porque este televisivo rostro de la UDI ya nos sorprendió en su primer período.

Linda y estupenda, auténtica y expresiva… Pero debo reconocer que hace cuatro años, cuando fue elegida por primera vez, creí que sería un fiasco político, pues desde mi punto de vista su único mérito era ser un lindo rostro de la televisión después de haber conducido programas de corte social en la TV.

Me equivoqué. Aunque la política no era su fuerte, se nos reveló como una carismática diputada, muy trabajadora, astuta, tenaz y audaz… además de simpática y no discriminatoria. Sabe que soy uno de sus antagonistas por mi militancia política, pero no tiene problemas en abrazarme y besarme cada vez que nos encontramos.

El segundo elegido, también de manera holgada, fue mi compañero de partido Christian Urízar. Confieso que lo esperaba y declaro públicamente que no trabajé en la campaña a su favor. Esto, porque desde un comienzo Christian –a través de su representante en La Calera, mi compañero socialista Lautaro Correa- me excluyó de toda actividad de campaña. Sacado a un lado de manera absolutamente intencional, me marginé absolutamente de su campaña. Pero tampoco –por motivo alguno- hice nada en su contra. Es más: intenté contener la vertiginosa cruzada pública emprendida por un grupo de socialistas que quisieron impedir su elección y que tras ese objetivo no dudaron en aliarse con la derechista senadora Lily Pérez para interponer acciones legales. Ellos sostienen que en su calidad de consejero regional, Urízar hizo mal uso de recursos obtenidos a través de proyectos que ganaron –probablemente gracias a su intercesión- organizaciones sociales de la zona y que habrían servido para financiar su ostentosa campaña publicitaria. Hay elementos para sospechar y espero que la justicia haga su trabajo… Pero jamás me hubiera unido con la derecha para perseguir a un compañero de partido.

Fuera de carrera quedó el diputado democratacristiano Eduardo Cerda. Es mi amigo y lo siento mucho. Pero tiene 81 años y debió enfrentar una agresiva e incontrarrestable campaña que lo denunciaba por supuesto robo o usurpación de agua en sus predios frutales de la provincia de Petorca.

Sinceramente, me niego a pensar que Cerda hubiera incurrido en ilícitos como ese u otros. Alcalde de Cabildo entre 1960 y1965 y diputado ya en 1965, su vida pública de más de medio siglo siempre fue intachable. Frente a las actuales acusaciones –que necesariamente afectaron sus posibilidades de reelección-, me exhibió documentos oficiales, judiciales y administrativos, que demostraban lo contrario.

De todas maneras, no puedo dejar de coincidir con lo expresado sobre Ceda por el presidente nacional de la DC, senador Ignacio Walker: “En política, hay que saber retirarse a tiempo”.

El otro perdedor fue solamente un chiste. Fue el candidato de RN, Hotuiti Teao, un bailarín pascuense que pretendió cautivar al electorado del Distrito 10 sólo con su estupenda pinta e incluso pretendiendo que su atractiva mujer le sumara votos. Obviamente fracasó. Apareció por la zona iniciando su campaña y desapareció el día de la elección…

La Presidencial

La Provincia de Quillota brindó un contundente 49,24 por ciento de respaldo a la candidata de la Nueva Mayoría, la ex Presidenta Michelle Bachelet.

Esperábamos más, pero al analizar los resultados debemos tener presente que en este territorio hay comunas eminentemente conservadoras, con mayoría derechista, y otras de avanzada; es decir, con tendencia centroizquierdista.

Entre las primeras están Quillota, que aportó a Bachelet sólo un 43,89 por ciento (Matthei obtuvo 25,73) y La Cruz, donde el respaldo a la postulante de la Nueva Mayoría fue de sólo 44,08% (Alianza: 27,86). Sorprendente fue Hijuelas, donde en 1988 el “Sí” ganó categóricamente y es regida por una alcaldesa de la UDI. Ahí Bachelet logró un 51,79 por ciento contra el 24,76 alcanzado por Matthei.

En cambio, en Nogales –calificadas como comuna izquierdista-, Bachelet obtuvo un 58,87 por ciento (Matthei 15,6%) y en La Calera, donde voto, la aspirante de centroizquierda llegó al 53,82 frente al 18,46 obtenido por la candidata de la Alianza.

Para ser sincero, tanto a nivel nacional como provincial y comunal (La Calera), esperaba más para Bachelet. Pero las cifras demuestran que la elevada abstención complotó para que esta elección se defina en Segunda Vuelta.

¿Qué pasó con ME-O?

Otro dato que me tiene sorprendido es el resultado alcanzado por Marco Enríquez-Ominami en nuestra Provincia de Quillota, cuna de su carrera política.

Recordemos que en 2005 ME-O fue elegido diputado por el Distrito 10 (provincias de Quillota y Petorca más Quintero y Puchuncaví) con una amplia primera mayoría y que en 2009 lanzó desde La Calera su campaña presidencial.

Ese año, cuando aún no oficializaba su Partido Progresista, en este Distrito llevó candidatos a Senador y Diputado, con magros resultados. Pero en el Distrito 10, ME-O, como candidato presidencial, obtuvo 38.382 votos, registrando un honroso 26,5 por ciento (muy superior al 20% recibido a nivel nacional).

Pero esta vez, en su zona de origen, Enríquez-Ominami no llevó candidatos a consejeros regionales ni a diputado. Soy socialista, no del PRO; sin embargo, eché de menos la presencia de mi amigo Marco. Me precio, además, de ser afectuoso amigo de su padre, Carlos Ominami y de su mamá, la periodista Manuela Gumucio.

Segunda Vuelta

Y, bien: ante este escenario, notifico a mis amigos, amigas, lectores y visitantes, que desde el mismo domingo 1 estoy trabajando a favor de la campaña de Michelle Bachelet, mi compañera socialista que, además, nació el mismo día y mes que yo: 29 de septiembre, pero dos años después.

Trabajo con entusiasmo como secretario del Comando Oficial de Bachelet en La Calera; también como disciplinado militante socialista y como ciudadano que desea lo mejor para su Patria.

Espero que me acompañen los que quieran… y los que puedan.

Director responsable: Miguel Tapia González [director(a)zonaimpacto.cl] · Webmaster : Javier Tapia Donoso