222
11 de noviembre de 2013
Miguel Tapia

Como decíamos ayer…

Miguel Tapia G., Periodista

Estoy tres años más viejo desde la última vez que edité ZonaImpacto.cl, en septiembre de 2010, pero con el mismo entusiasmo para entregar una propuesta periodística que sólo persigue exponer una visión particular de lo que sucede en nuestro entorno.

Cuando interrumpí la edición de este medio, trabajaba como periodista del Hospital San Martín de Quillota; es decir, en un servicio estatal administrado por el Gobierno del derechista Sebastián Piñera. En tales circunstancias, me resultaba difícil exponer libremente mis opiniones. Mi trabajo no sólo es el sustento, sino mi medio de realización personal y la opción que me permite expresarme a través de un medio como éste.

Me abstuve. Me contuve. Y cuando me dispuse a renovar mi proyecto, comencé a asesorar al alcalde de La Calera, doctor Eduardo Martínez, apreciado amigo que había sido elegido en la jefatura municipal de la vecina comuna. Entonces me comenzó a fallar la disponibilidad de tiempo.

En junio de 2011, abandoné el Hospital para asumir como Jefe de Gabinete de las Alcaldía en La Calera, cargo que desempeño dichosamente hasta ahora. Además, me encargo de las comunicaciones del municipio, labor que cumplo con especial esmero. …Pero se trata de una labor altamente absorbente, por lo que también me ha resultado difícil reanudar mi entrega periodística en ZonaImpacto.cl.

Una marca deplorable

Pero, como decíamos ayer, la cotidianidad ha sido intensa e incontrolable. El Gobierno de Piñera se ha revelado como inepto, lejos de una mínima sintonía con la población. Aparentemente ha logrado muchas realizaciones, pero la mayoría son un engaño. Por ejemplo, la ciudadanía –especialmente el sector femenino- aplaudió sin reservas la extensión del posnatal a seis meses, pero la trampita estaba en el cálculo del subsidio, que dejó a muchas mujeres sin beneficio alguno. No cumplió con el voto de los chilenos en el exterior. Mucho menos con el comprometido dominio de la delincuencia. Un alto porcentaje de sus personeros resultaron ser corruptos e indecentes…

Los observadores estamos todavía anonadados por la forma como la ciudadanía reconoció la ineptitud del gobierno. Al reconocer sus falencias, el pueblo se ha organizado y levantado en muchos sectores: Aysén, Tocopilla, Freirina, Magallanes…

El nefasto gobierno piñerista nos marcó a todos. Nunca imaginamos que este mandatario iba a resultar tan impopular.

Al fenómeno ha contribuido de manera decisiva la personalidad de este magnate convertido en político. Mete la pata en todo momento en su absurdo afán de presentarse como un hombre, además de poderoso, sabio. Pretende dar lecciones de todo en todos lados. Así, nos habló de aberraciones como “marepoto”, “tusinami”, Nicanor Parra fallecido o de Robinson Crusoe “viviendo” en Isla de Juan Fernández. No tuvo problema para convocar a las chilenas en el Día de la Madre: “Sigan trabajando para tener más madres y más hijos en este país”. O para llamar al gran futbolista Leonel Sánchez como “Elías” Sánchez… Hasta en el exterior ha hecho el ridículo, como cuando inscribió esa frase pro nazi en Alemania.

Que yo recuerde, a mis 64 años, es el primer Jefe de Estado que nos ha avergonzado, en un país que venera la institución del Presidente… La Magistratura de Piñera nos ha marcado, igual que el desbarajuste que ha provocado en toda la derecha. No por otra cosa los líderes de la Nueva Mayoría han expresado su desazón porque prevén que el próximo gobierno de la centroizquierda tendremos una oposición destrozada y sin rumbo. Careceremos de líderes o dirigentes que asuman su representación real y por tanto no tendrán con quién dialogar o consensuar proyectos.

El desastre es de tal magnitud que por primera vez advertimos un inimaginable desánimo en la hasta hace poco soberbia derecha política y económica.

De nada está sirviendo el desesperado intervencionismo del Gobierno.

Piñera ha resultado incapaz de transferir su escuálido 34 por ciento de apoyo a la candidata derechista Evelyn Matthei, quien en las encuestas no marca ni 20 por ciento.

País no imaginado

Estoy en un país no imaginado hace tres años, cuando edité el número anterior (221) de ZonaImpacto.cl. En rigor, me siendo más a gusto con una sociedad que conoció la forma de gobernar de la derecha, que ha verificado cómo se ha pretendido engañar al país para favorecer al “roquerío” (expresión del presidente de RN), que ha conocido de asquerosas maniobras del poder económico como el Caso Cascadas, que incluso involucra al Presidente, o las escandalosas utilidades de los bancos, Isapres y aefepés…

Esta es una sociedad distinta a la que eligió a Piñera como alternativa a una Concertación que descuidó la ética política e incurrió en corrupción y nepotismo.

Confío en que nuestra centroizquierda política, con la que me identifico, habrá aprendido esta dramática lección.

Motivaciones

En este nuevo país me dispongo a reanudar esta entrega periodística que hoy nuevamente irrumpe en el ciberespacio… Espero para no interrumpirse en mucho tiempo.

Y es también esta realidad de hoy la que me motiva a dedicar tiempo, ingenio y profesionalismo al reactivar este medio de comunicación que me apasiona.

Espero volver a contar con el apoyo de tan distinguidos colegas y amigos de tanto tiempo, como Eduardo Galeano, Maura Brescia o Ernesto Carmona, quienes más de una vez escribieron para este medio.

Y me felicito que el impulso de reactivar ZonaImpacto.cl me haya permitido restablecer el luminoso vínculo con el querido Chino Mo-Wi, el prodigioso periodista, pintor y vividor Gabriel Morales Wilson, quien ahora nos deleita con sus “Crónicas desde el Más Allá”.

Estoy tremendamente motivado, amigos y amigas visitantes. Como decíamos ayer: ayúdenme a renovar cada quincena esta tremenda estimulación intelectual y profesional que existe sólo para ustedes… Y para mi realización personal.

Director responsable: Miguel Tapia González [director(a)zonaimpacto.cl] · Webmaster : Javier Tapia Donoso