221
27 de septiembre de 2010
Mineros atrapadosLos mineros atrapados son sólo un grupo marginado en el Chile real.

Las caras del Chile escondido

Michael Warren / Agencia AP
Traducción de Jaime Arrambide
De: lanacion.com.ar

COPIAPO, Chile.- La supervivencia de los 33 mineros atrapados 700 metros bajo tierra y los denodados esfuerzos de las autoridades para rescatarlos con vida han dado a los chilenos un motivo de orgullo, al celebrarse el Bicentenario de la nación.

Chile está en condiciones de ingresar al club de los países desarrollados del mundo, con ese tipo de estabilidad económica que alguna vez los estadounidenses y los europeos dieron por sentada.

Pero la tragedia de estos trabajadores también ha obligado a los chilenos a reconocer ciertos aspectos de su sociedad que hasta ahora permanecían bajo tierra. Las caras de los mineros son el reflejo de una vida entera de arañar la supervivencia en difíciles condiciones. Y el orgullo que sienten los chilenos frente a los esfuerzos del rescate se ve frustrado frente a la constatación de que el gobierno no se ha ocupado más por atender a las necesidades de toda la población.

De hecho, los mineros no son el único grupo marginado cuya supervivencia ocupa la preocupación nacional durante su Bicentenario: 34 aborígenes mapuches encarcelados mantienen desde hace más de 70 días una huelga de hambre, el último recurso de una larga y a veces violenta campaña para recuperar tierras y obtener recursos gubernamentales.

"El éxito de Chile se debe en parte a nuestra herencia cultural mapuche (de los pueblos originarios)", dijo Marta Lagos, directora regional de Latinobarómetro. "Se trata de una cultura austera, sufrida, seca, tenaz y persistente, todas cualidades que tienen que ver con el éxito", agregó.

Los mineros viven bajo tierra desde el 5 de agosto, cuando 700.000 toneladas de roca se desplomaron en la sección central de la mina de oro y cobre de San José.

Similar reconocimiento

Chile hoy los celebra como a héroes, en un gesto de reconocimiento hacia un grupo de personas que ha vivido en los márgenes de la sociedad. Los descendientes de los pueblos originarios, que fueron empujados hacia las heladas regiones del Sur y perdieron sus tierras a manos de madereras y de poderosos terratenientes, exigen un reconocimiento similar.

"En este famoso Bicentenario, los mapuches no tenemos nada que celebrar", dijo el líder de la comunidad mapuche Manuel Chocori.

Ningún gobierno de Chile ha hecho un reconocimiento completo de los reclamos mapuches, que resistieron a los conquistadores españoles durante 300 años, antes de que un grupo compuesto por colonos e indígenas declarara la independencia de España, el 18 de septiembre de 1810.

Según el censo nacional, sólo el 6% de los 17 millones de chilenos actuales se define como mapuche, aunque una vasta mayoría de la población tiene algún grado de herencia indígena.

Tendencia autoritaria

A pesar de que los chilenos se enorgullecen de tener la democracia más fuerte de América Latina-sólo dos golpes de Estado en 200 años-, Chile sigue siendo un país fuertemente centralizado y su sociedad tiene, además, una tendencia autoritaria.

Fueron muchos los que festejaron -e incluso todavía añoran- al general Augusto Pinochet, que impuso a punta de fusil el modelo del libre mercado tras derrocar al socialista Salvador Allende.

El modelo cortó de cuajo la inflación, dio la bienvenida a una ola de inversiones extranjeras sin precedente, derribó las barreras proteccionistas de la industria chilena y permitió que los mercados decidieran sobre precios y salarios.

Pero los sucesores de izquierda de Pinochet se apegaron al mismo modelo económico, y el cuidadoso manejo de las riquezas minerales del país hizo posible que Chile campeara la crisis financiera global, con un desempleo de apenas el 6,5% y un crecimiento económico proyectado para este año del 5,5%.

Una deuda impaga

La escritora Isabel Allende, sobrina del presidente Salvador Allende, dijo que los mapuches se merecen tanta atención como los mineros. "Chile tiene una deuda impaga con la nación mapuche; una deuda de 500 años, no de 200", aseguró.

"El tema mapuche ha sacado a la superficie toda una serie de aspectos ocultos de nuestra cultura que no enorgullecen a nadie", señaló Lagos, directora de sondeos. "Será violento. Será difícil. Será alarmante para todos aquellos que ven a Chile de otra manera, como un país pacífico y sin problemas étnicos, porque son problemas que habíamos escondido."

Director responsable: Miguel Tapia González [director(a)zonaimpacto.cl] · Webmaster : Javier Tapia Donoso