221
27 de septiembre de 2010
Chelo

Mi Bicentenario

Autoentrevista prescindible.
Por Chelo

Menos mal que te encuentro apenas ingreso a tu solitaria vivienda. Y como estás escribiendo, sospecho que preparas una nueva edición de ZonaImpacto.cl.

Han transcurrido apenas cinco días desde el término del feriado del Bicentenario (el lunes 20) y me interesa conocer tus aventuras dieciocheras.

¿Cómo lo pasaste?

- ¡Bien! ¡Hasta me bailé unas "patas" de cueca bien zapateadas... y canté otras tantas para que bailen los demás.

Fue un estupendo Bicentenario, entonces...

- ¡Momentito! No he dicho eso. Canté y bailé los dos días que me reuní por algunas horas con mi ex mujer, mis hijos y nietos muy queridos. No olvides que somos todos cantores, músicos, folcloristas y buena onda.

¿Fuiste a las ramadas?

- Sólo participé en la inauguración de la Ramada Oficial de La Calera, por razones de trabajo. Por lo mismo, también visité muchos barrios de esa ciudad, por un concurso de ornamentación de calles, y fui muy bien atendido con chicha, colemono, vino y otras exquisiteces. Esa fue mi celebración.

El Bicentenario

Esperaba más de ti por tratarse del Bicentenario.

- ¿Qué es eso? ¿Cuatro días libres sin un peso en los bolsillos?

Eso ya lo habíamos hablado...

- Claro: un anuncio que se hizo realidad.

Te lo planteo de otra forma: ¿Qué significado tuvo para ti que estas Fiestas Patrias fueran el Bicentenario?

- Ninguno. Fueron nada más que otras Fiestas Patrias, como he vivido y celebrado más de cincuenta.

¿Ningún estímulo extra?

- Bueno, vi por televisión el espectáculo "Pura Energía, Puro Chile" de luces sobre La Moneda y me gustó, lo encontré lindo.

¿Fuiste a la inauguración del nuevo y gran Estadio Municipal "Lucio Fariña" de Quillota, que es una Obra Bicentenario?

- Tenía credencial como periodista y además fui invitado por mi viejo y querido amigo, el periodista Lucio Fariña... pero no fui porque me quedé trabajando. Se hizo en día y horas hábiles...

¿No te sensibilizó para nada el Bicentenario?

- Es que no encontré motivación alguna. Las municipalidades se esforzaron por entretener a la gente de manera especial y el gobierno hizo un par de espectáculos. Pero lo encontré harto fome. Entonces, mientras no estuve trabajando, compartí con mi familia momentos harto divertidos y gratos. El resto del tiempo, estuve redactando la edición 221 de ZonaImpacto.cl, seleccionando material, editando y todo eso. Esta pega es larga... También descansé un poco.

Una historia emocionante

Pero los 200 años de vida republicana deben provocarte algo...

- ¡Por supuesto! Me declaro chilenazo y amante de nuestra historia. Pero la Historia -así, con mayúscula- es para estudiarla, conocerla, asumirla y admirarla. De ahí a celebrarla con fiestas, trago y baile, no. Lo que cada año celebro es la tradición de brindar y bailar por la Patria.

De todas maneras, todos celebraron de manera especial.

- Claro, pero se endeudaron para tener plata y salir a parrandear. Además, yo no podía estar feliz.

Pero ¿por qué?

- ¿Cómo bailar de dicha brindando por la Historia mientras 35 ciudadanos de la etnia mapuche estaban peligrando de morir?

Claro, echaron a perder la fiesta...

- ¡No se trata de eso! Ellos tienen demandas históricas; han sido humillados y aplastados por un Estado que implantó el terrorismo en su tierra, pero están presos por terrorismo.

Es que han cometido delitos...

- Es cierto, pero se les procesa de manera feroz para proteger intereses de unos pocos privilegiados.

¿Qué tiene que ver eso con una celebración histórica?

- Ellos son parte muy importante de la Historia. Son protagonistas de una epopeya formidable que, cuando la vamos conociendo, resulta admirable y emocionante.

Aclaremos: ¿Apoyas absolutamente el movimiento mapuche?

- No puedo apoyar delitos graves, pero hago propia su causa. Y quienes cometen delitos, deben responder ante la sociedad. Pero con leyes iguales para todos.

¿Sin regalías especiales?

- Sin regalías, pero tampoco con ensañamiento. No olvidemos que el conflicto lo originó el estado chileno con el salvajismo con que ha tratado a nuestros aborígenes.

¿Entonces?

- Entonces, me quedo con mi íntima conmemoración... Nada de grandes celebraciones ni mucha parafernalia.

A ver: ¿Contento con tu festejo?

- Satisfecho y apenado. Pero celebré en familia y enarbolando mi gran bandera chilena en el frontis de esta solitaria casita. Creo que con eso bastó.

Director responsable: Miguel Tapia González [director(a)zonaimpacto.cl] · Webmaster : Javier Tapia Donoso