219
26 de julio de 2010
Maqueta Hospital G. FrickeEn agosto de 2009, autoridades encabezadas por el intendente Iván de la Maza daban la partida a la construcción del nuevo Hospital Gustavo Fricke exhibiendo la maqueta del proyecto.

No se construiría el nuevo Fricke, en Viña del Mar. Quillota pretende sacar su nuevo Hospital Biprovincial

En Chile, todos los nuevos hospitales sólo se construirán por sistema de concesiones

Miguel Tapia González

Al parecer, ya no se construirá el nuevo Hospital Gustavo Fricke en Viña del Mar.

Las autoridades de Salud del pasado Gobierno se las jugaron íntegras por sacar adelante la construcción en base a un minucioso Estudio Preinversional que se realizó durante tres años entregando los detalles que llevaron al diseño arquitectónico y de ingeniería.

Se iba a construir en el mismo lugar del actual edificio. Sólo que este tiene 31 mil metros cuadrados y el proyectado consideraba una superficie de casi 130 mil metros cuadrados. El proyecto representaba una inversión fiscal de 100 mil millones de pesos y el Gobierno de Michelle Bachelet ya había destinado los primeros ocho mil millones para las primeras obras que se iniciarían este año. En marzo ya estaba en marcha el proceso de licitación internacional para la construcción. Pero...

Pero llegó el nuevo Gobierno y, considerando que se requería orientar todos los recursos disponibles a la reconstrucción post terremoto, ordenó paralizar el proceso anulando la licitación.

El nuevo edificio hospitalario ya no se levantaría con fondos públicos, sino con inversión privada mediante sistema de concesión.

Así se hará en adelante con todos los hospitales que se precise construir.

No habrá nuevo Fricke...

Las reacciones no se hicieron esperar y los gremios de trabajadores del Hospital Fricke realizaron bulliciosas manifestaciones contra el sistema de concesiones, a las que se sumó el personal de los demás centros asistenciales del Servicio de Salud Viña del Mar- Quillota.

El ministro Jaime Mañalich también reaccionó y el 15 de junio anunció que en los lugares donde los gremios se resistan a las licitaciones, sencillamente, "el hospital no se va a construir".

Las palabras del Secretario de Estado fueron traducidas como un "no" a la construcción del nuevo Hospital Gustavo Fricke, que es el establecimiento de alta complejidad base de toda la red del Servicio Viña del Mar- Quillota (incluye los hospitales de Quilpué, Limache, Quillota, La Calera, La Ligua, Cabildo y Petorca). Es decir, aquí se atienden los pacientes más graves procedentes de todos estos hospitales, además de los enfermos de toda complejidad que residen en Viña del Mar: 770 mil habitantes en total.

Pero hay otro factor que es trascendental para temer que no haya nuevo Hospital Fricke: quienes proyectaron la anterior licitación insistieron en que el nuevo edificio asistencial se levantaría en el mismo lugar del actual. Eso significaba que la construcción avanzaría en la medida que la edificación existente fuera siendo demolida... con pacientes adentro.

El problema es que esta modalidad tendría que representar elevados costos adicionales para un inversionista privado, que debe recuperar su desembolso administrando determinados servicios, situación que no se daría con una inversión fiscal, que no se recupera.

Todo hace temer, entonces, que no tendremos nuevo Hospital Fricke en Viña del Mar.

¿Y el Hospital de Quillota?

Pocos han reparado en que mientras estos conflictos se presentan para el nuevo Hospital viñamarino, en Quillota se trabaja desde hace más de una década por la construcción de un nuevo edificio hospitalario.

La actual edificación fue diseñada en 1945, comenzó a levantarse en 1947 y se terminó en 1950, con 100 camas, para una población de 30 mil habitantes de las comunas de Quillota y La Cruz.

Hoy tiene más de 200 camas, atiende una población de casi 300 mil habitantes de las provincias de Quillota y Petorca (comunas de Papudo, Zapallar, Petorca, Cabildo, La Ligua, Nogales, Hijuelas, La Calera, La Cruz y Quillota) y recibe derivaciones de los pacientes más complejos de los hospitales de las dos provincias. Cuenta con una Unidad de Tratamientos Intermedios (UTCIM) y está habilitando una UCI para pacientes de máxima complejidad, eliminando o reduciendo las derivaciones a Viña del Mar.

El edificio está absolutamente obsoleto, calificado como "disfuncional".

Un dato: el edificio actual del Hospital San Martín de Quillota cuenta con 38 metros cuadrados por cada cama, en circunstancias que los actuales estándares exigen 120 metros cuadrados por cama.

La idea de construir un nuevo Hospital se viene trabajando desde hace más de una década y el Estudio de Preinversión Hospitalaria, EPH, se inició hace siete. Claro que algunos de los profesionales del Servicio de Salud que participaban en el Estudio fueron retirados para ponerlos a trabajar en el EPH para el nuevo Hospital de Viña del Mar. Y después, se abocaron al estudio para el nuevo Hospital de Quilpué, que el Servicio privilegió por sobre el de Quillota. Expresiones de centralismo puro.

Pero en el Hospital quillotano siguió trabajando el equipo encabezado por el doctor Patricio Cereceda para sacar adelante el EPH, terminando en 2009 la parte que le correspondía.

Siempre postergado

A mediados del año pasado, la directora del Servicio Viña-Quillota vino a esta ciudad para plantear a las jefaturas del Hospital que la parte que le correspondía a sus equipos técnicos -la demanda de prestaciones hospitalarias proyectadas a veinte años- estaría terminada en marzo de este año, para iniciar ese mismo mes la licitación del diseño.

Pero la palabra no se cumplió. Ni siquiera porque en marzo de 2008, la entonces Presidenta Bachelet comprometió en Quillota que antes del término de su Gobierno quedarían avanzados los pasos para la construcción del nuevo Hospital Biprovincial, de Alta Complejidad, que serviría a la población de las provincias de Quillota y Petorca.

Tampoco se cumplió el compromiso presidencial, a pesar que el año pasado los equipos de La Moneda y el Ministerio de Salud lo priorizaron por tratarse justamente de un anuncio de la Jefa de Estado.

Nuevos bríos

Ahora, con la certeza de que sólo se construirán nuevos hospitales mediante el sistema de concesiones, las autoridades de la zona resolvieron reiniciar la lucha por un nuevo Hospital.

Por iniciativa del gobernador provincial de Quillota, Jorge Ebner, a la que se sumó el apoyo del jefe provincial de Petorca, Gonzalo Miquel, se realizó un "histórico encuentro" -como lo calificaron los medios de comunicación- en La Ligua para reimpulsar la iniciativa del nuevo Hospital Biprovincial, para el cual se cuenta con terrenos adquiridos por la Municipalidad de Quillota en ubicación técnicamente definida por arquitectos especializados en infraestructura hospitalaria.

En la ocasión, se reunieron los diputados Andrea Molina (UDI) y Eduardo Cerda (DC); los dos gobernadores, los alcaldes de La Ligua, Quillota, La Calera, Cabildo y Nogales; concejales de todas las comunas de las dos provincias, dirigentes sociales y la delegación del Hospital de Quillota encabezada por el subdirector médico Dr. Héctor Camerari, dirigentes de la Corporación de Amigos del Hospital y el encargado del EPH, Dr. Cereceda.

Este último expuso detalles sobre el los fundamentos y resultados del Estudio realizado por siete años y los fundamentos para optar por una nueva edificación, concluyendo en que "lo que necesitamos ahora es la decisión política de construir un nuevo Hospital". También dio en el clavo sosteniendo que "debemos trabajar por lograr esa definición. Sabemos que el sistema de concesiones es muy polémico, pero debemos dejar la discusión para más adelante, porque ahora tenemos que unir fuerzas para lograr la determinación de construir un nuevo Hospital en Quillota".

En la misma ocasión, el diputado Eduardo Cerda anunció que había conseguido una audiencia con el ministro de Salud, Jaime Mañalich, la que se realizaría en los días posteriores a la redacción de esta crónica.

Se preparaba la concurrencia de diputados, gobernadores, alcaldes y directivos del Hospital de Quillota encabezados por su director, doctor Andrés San Martín.

El objetivo: convencer al Secretario de Estado de la necesidad de construir un nuevo edificio hospitalario para las dos provincias en Quillota, porque la infraestructura existente no da para más.

Director responsable: Miguel Tapia González [director(a)zonaimpacto.cl] · Webmaster : Javier Tapia Donoso