219
26 de julio de 2010

Cara y sello de las concesiones hospitalarias

ZonaImpacto.cl

El régimen de concesiones hospitalarias tiene su marco legal en las disposiciones generales de concesiones de Obras Públicas y su modificación de enero de este año (Ley 20.410) aprobadas durante los gobiernos de Ricardo Lagos y Michelle Bachelet, respectivamente.

Al término del período de esta última, se redactó un Reglamento para la aplicación de dicha normativa legal y, como corresponde, fue enviado a la Contraloría para su toma de razón.

Pero extrañamente, el organismo contralor tardó mucho más de lo razonable en su procedimiento; se produjo el cambio de Gobierno y la nueva autoridad -en una de sus primeras acciones- retiró el Reglamento ya elaborado y lo reemplazó por otro, que fue inmediatamente cursado por la Contraloría.

El Reglamento así visado por el órgano fiscalizador, que está vigente, deja las puertas abiertas para todo tipo de contratos en los distintos ámbitos de su aplicación.

La esencia del sistema de concesiones hospitalarias indica que los inversionistas privados se hacen cargo de administrar todos los servicios no clínicos de los establecimientos asistenciales. Toda la parte médica-clínica se mantienen a cargo del Estado. Pero el nuevo Reglamento en ninguna parte limita las áreas de administración privada.

En el Hospital San Martín de Quillota, la discusión sobre el sistema de concesiones recién está comenzando.

De partida, menos de la mitad de los funcionarios se sumó al paro convocado por la Federación regional de Trabajadores para manifestarse contra las concesiones, que las organizaciones gremiales consideran un primer paso para la privatización de la salud pública.

Defensa de las concesiones hospitalarias

En resumen, el sistema de concesiones hospitalarias consiste en que inversionistas privados -generalmente consorcios internacionales- realizar la cuantiosa inversión para construir un edificio asistencial con diseño y especificaciones dispuestos por el Ministerio.

Los privados recuperan su inversión mediante el pago que debe hacerles el Estado por administrar determinadas áreas de los hospitales por largos plazos, que promedian los veinticinco años.

Con el objetivo de dar un marco de seriedad y abundante información al debate que deberá producirse en la comunidad hospitalaria, la Dirección de este establecimiento encabezada por el doctor Andrés San Martín ha invitado a partidarios de las dos posiciones -a favor y en contra- para exponer ante representantes de todos los estamentos del Hospital sobre el tema de las concesiones hospitalarias.

El primer invitado fue el doctor Ignacio Astorga, asesor del Ministerio de Salud para el sistema de concesiones hospitalarias.

El doctor Astorga expuso que el sistema de hospitales concesionados ha tenido muy buenos resultados en Europa, especialmente España y el Reino Unido, donde el Estado sigue a cargo de proporcionar salud pública administrando las áreas médicas de los establecimientos asistenciales.

Los beneficios, dijo, son numerosos. El primero de ellos es permitir la renovación de la infraestructura hospitalaria sin obligar al Estado a desembolsar grandes sumas de dinero (se estima que un nuevo Hospital en Quillota representaría una inversión de unos 70 mil millones de pesos).

El Dr. Astorga aclaró que las bases de la licitación y los términos de cada uno de los servicios que los inversionistas proporcionarán al Estado quedan absolutamente claros y establecidos en los contratos.

Además de la construcción misma, los privados se hacen cargo de servicios como el mantenimiento integral de la infraestructura, equipos y vehículos; la operación de los sistemas de apoyo industrial (calderas, electricidad, agua potable, oxígeno, etc.); Alimentación, Ropería, Aseo, Vigilancia, manejo de residuos hospitalarios, transporte, informática y áreas similares.

El contrato deberá especificar exigentes estándares de calidad en los servicios transferidos a privados, estableciendo sanciones e incluso el término del convenio en caso de incumplimiento.

Por su parte, el Hospital sigue contando con su propia Dirección, que se encarga de proporcionar las prestaciones de Salud Pública que requiera la comunidad.

En cuanto al personal, el Dr. Astorga aseguró que nadie debe temer por su puesto de trabajo, ya que aquellos servicios actualmente a cargo de funcionarios que pasen al administrador privado, van a requerir trabajadores experimentados e incluso ofrecerán mejores condiciones laborales pues se insertarán en un régimen competitivo, como se supone es el sector privado. Además, cada proyecto deberá contener una propuesta integral en esta materia, subrayó el facultativo.

De igual forma, el expositor descartó que las concesiones sean el primer paso a la privatización de hospitales. "Los hospitales son de propiedad pública y el mandante de los contratos es el sector público, el Estado; los privados sólo brindan servicios de apoyo incluidos en el contrato", aclaró.

La otra cara de las concesiones

Fue la doctora Vivienne Bachelet, del Frente Amplio de Defensa de la Salud Pública, quien concurrió a Quillota para exponer ante la comunidad hospitalaria la "otra cara" de las concesiones.

Después de recordar que el ahora Presidente Piñera comprometió en campaña construir durante su mandato diez hospitales con inversión de 1.000 millones de dólares y analizar tanto los efectos del terremoto en el sector Salud y las posibles fuentes de financiamiento, la Dra. Bachelet (prima de la ex Jefa de Estado) recordó que la Ley 20.410, de Concesiones, permite concesionar desde la construcción del Hospital hasta su operación, incluyendo la gestión clínica o de "delantal blanco" pues no fija límites.

La mencionada norma legal señala en su Artículo 1 que el nivel de prestación de servicios por parte del concesionario lo determinan las bases de licitación, dejando abierta la puerta para abarcar toda la operación de un hospital. Y el Artículo 29 reafirma lo anterior, señalando que "Las bases de licitación deberán indicar explícitamente los niveles de servicio exigidos para la etapa de explotación, sus respectivos indicadores y las sanciones".

La concesión de la construcción de edificios hospitalarios "es poco rentable", expuso la Dra. Bachelet. Por lo mismo, se van añadiendo otros negocios como estacionamientos, restaurantes, seguridad y servicios afines, servicios industriales como alimentación, lavandería y calderas además de servicios de apoyo clínico (laboratorio, rayos, etc.). Todo lo anterior resultaría insuficiente para que los concesionarios recuperen su inversión y además ganen plata, planteó la expositora. Entonces -sostuvo- también se incluiría la administración del recinto asistencial; es decir, el inversionista asumiría el control del giro del "negocio": la gestión clínica.

Al analizar el ejemplo británico -donde desde 1997 el 90 por ciento de las construcciones hospitalarias son mediante concesiones-, la Dra. Bachelet explicó que el sistema es una forma de endeudamiento público, un crédito de alto costo que se paga a particulares, quienes para realizar la inversión deben asegurarse altos márgenes de utilidades.

"La experiencia inglesa demuestra que la externalización de servicios industriales no resulta más eficiente comparada con los hospitales públicos", puntualizó, agregando que en sus 11 años de aplicación, se ha reducido la capacidad del sistema de salud británico.

Desde el análisis político, la expositora expresó que el sistema de concesiones favorece la concentración del capital pues los inversionistas son consorcios formados por las más grandes inmobiliarias nacionales y transnacionales. Demostró esta aseveración detallando la propiedad de los consorcios que se han adjudicado las licitaciones de los hospitales en construcción mediante este sistema.

Las conclusiones de la Dra. Bachelet fueron categóricas: "El sistema de concesiones es privatizar la salud; la Ley de Concesiones permite privatizar hasta la administración y gestión clínica del recinto; la discusión "no pasará por el Congreso, por lo que la responsabilidad de defender la salud pública está en manos de los actores sociales y políticos. Si la proyectada concesión de los 18 hospitales pasa, hay que olvidarse de la salud pública en Chile".

Director responsable: Miguel Tapia González [director(a)zonaimpacto.cl] · Webmaster : Javier Tapia Donoso