218
28 de junio de 2010
General (r) Rafael VillarroelGeneral (r) Rafael Villarroel, dirigente de militares en retiro, contento con sus contactos con el gobierno de Piñera antes y ahora.
José PiñeraJosé Piñera, hermano del Presidente, comparó a Allende con Hitler.

Ciudadanía recibe difusas señales sobre el rumbo de la Administración

La confusión reina en el Gobierno de Piñera

Miguel Tapia G.

A poco más de cien días de su entronización en el mando del país, la confusión de rumbos es la señal más potente que recibe la ciudadanía desde el Gobierno derechista de Sebastián Piñera.

Por lo mismo, la comunidad nacional no manifestó gran entusiasmo por la incipiente gestión gubernamental en la encuesta CERC realizada entre fines de mayo y comienzos de junio, que le dio un 54 por ciento de respaldo al Jefe de Estado. Al igual tiempo de haber asumido, la encuesta CERC arrojó en abril de 1990, apoyo de 85% para Aylwin; en marzo de 1994, igual porcentaje para Frei; en mayo de 2000, 67% para Lagos y en mayo de 2006, 65 por ciento para Bachelet.

Las turbulencias de un Gobierno cuya instalación ha sido larga y tortuosa, se vienen presentando incluso desde antes de asumir, con los conflictos de interés que afloraron cuando el entonces Presidente electo dio a conocer el elenco de los altos funcionarios -ministros y subsecretarios- que acompañarían su gestión. Después vinieron los conflictos con los nuevos intendentes regionales (los de la Metropolitana y del Maule vinculados a inmobiliarias cuyas edificaciones fallaron con el terremoto) y los gobernadores provinciales, dos de cuyos nombramientos tuvieron que ser revocados porque uno estaba relacionado con el lavado de dinero de la ex Colonia Dignidad y el otro arrastraba deudas por más de 60 millones de pesos.

Imagen presidencial

Las primeras señales que han complicado la comprensión ciudadana acerca del rumbo de la conducción, las ha estado dando desde el primer momento el propio Jefe de Estado.

Y es que en su eterno afán por manifestarse como el mejor de todos y en todo, el Presidente Piñera aparece muchas veces más como el bufón que quiere deslumbrar al auditorio que como el gran conductor que ejerce su autoridad, como caracterizan los chilenos a su Primer Mandatario.

Piñera se nos presenta andando en bicicleta, chuteando una pelota, buceando, disfrazado en el Día del Patrimonio... experto en todas las cosas. Eso la gente no lo comprende y por lo tanto hace decaer la imagen de autoridad máxima que espera de su Presidente.

Metidas de pata

El propio Piñera repetía -antes incluso de ser candidato- la máxima de que "uno es esclavo de sus palabras y amo de sus silencios". Una lástima que lo haya olvidado, porque de tanto hablar, ha tenido demasiadas metidas de pata en poco tiempo.

De más está recordar sus "Tusunami" y "marepoto". E incluso ese raro "serganage...min" por Sernageomin".

Pero cuando aseguró que más de cien comunas carecen de biblioteca pública (Día del Libro en la Plaza de Armas) cuando no son ni diez, ya hablamos de una persona mal asesorada e informada. O cuando en la misma ocasión dijo que Nicanor Parra está muerto, aunque está viejo, pero muy vivo y coleando en El Quisco. Para qué mencionar su afirmación en la Isla de Juan Fernández de que ahí vivió Robinson Crusoe, que es sólo un producto literario... o cuando habló de la economía en Checoslovaquia, disuelta en 1992.

No sabemos si son reales las fotografías profusamente difundidas en todo el mundo, en que Piñera aparece orinando en la vía pública junto a un container. Medios calificados de serios como Terra- Perú, titularon: "Presidente de Chile es captado orinando en la calle" y publica la foto en gran tamaño (http://www.terra.com.pe/noticias/noticias/act2388073/presidente-chile-es-captado-orinando-calle.html).

Confusión

Las señales de confusión se repiten casi cada día. El senador Andrés Allamand -amigo del Presidente y militante del mismo partido- criticó públicamente la falta de "prolijidad" en la instalación del Gobierno, cuando recién se estaban nombrando los funcionarios de confianza.

Más adelante, el Presidente Piñera dio por terminada la emergencia a raíz del terremoto... y luego tuvo que rectificar.

Durante el discurso del 21 de Mayo hizo anuncios rimbombantes que no fueron tales, como el término del descuento a los pensionados del 7% para Salud. Después se aclaró que será paulatino y sólo para la minoría que percibe pensiones de menos de 150 mil pesos.

También anunció la extensión del postnatal a seis meses, pero después resultó que el proyecto es de compensación con el prenatal... También anticipó que prohibirá la multiplicidad de RUT o personas jurídicas de una misma empresa... pero el Subsecretario del Trabajo aclaró que sólo se van a aumentar las multas.

Renuncias

Sus asesores también andan harto perdidos, aumentando la confusión ciudadana. En los últimos días, por ejemplo, se supo de la renuncia de la Subsecretaria de Redes Asistenciales, Giovanna Gutiérrez. La ministra vocera, Ena von Baer, explicó que renunció "por razones familiares", pero el titular de Interior aseguró que "no hubo fiato" (no sintonizaba) con el Ministro de Salud, Jaime Mañalich quien, a su vez, también adujo "problemas familiares".

En el mismo ministerio ya había renunciado la directora del Instituto de Salud Pública, Ingrid Heitmann, y la semana siguiente lo hizo el superintendente de Salud, Vito Sciaraffia. Además, el mismo día que Gutiérrez renunciaba, también dejaba su cargo el director ejecutivo de la Comisión Nacional del Medio Ambiente (Conama), Alvaro Sapag.

En los primeros cien días del Gobierno habían renunciado también el embajador de Argentina, Miguel Otero, por declarar su pinochetismo en la prensa argentina; Julio Dittborn, quien dirigía la Comisión Bicentenario; el subsecretario de Cultura, Nicolás Bär, y María Luisa Brahm del Consejo de Alta Dirección Pública.

Cada uno tiene sus razones para dejar el cargo en el que fueron puestos por Piñera, pero es indudable que tantos cargos de primera línea quedando vacantes a cien días de Gobierno, da cuenta de algo extraño que la ciudadanía no se explica porque tampoco las autoridades han sido eficientes en aclarar.

Caso Otero

Las situaciones difíciles de entender por parte de la gente común, se repiten a diario.

Una de mayor resonancia pública fue la entrevista concedida a Clarín de Argentina por el entonces embajador Miguel Otero, declarando que la ciudadanía ni se dio cuenta que en Chile hubo una sangrienta dictadura.

En nuestro país, el Gobierno reaccionó explicando que se trataba de opiniones personales de Otero. Pero un Embajador no da entrevistas como persona sino por su cargo, del cual no puede desprenderse ni desdoblarse. Finalmente fue tanta la presión que tuvo que renunciar.

Este caso es digno de al menos un pequeño análisis. Este abogado penalista de 80 años era secretario general de la Universidad de Chile cuando sobrevino el golpe militar. En su Casa de Estudios se hizo cargo de la "razzia" para expulsar a los estudiantes de izquierda a través de "sumarios" arbitrarios (el actual director del Hospital de Quillota, doctor Andrés San Martín, fue uno de los expulsados por Otero). Cuando concluyó su sucia tarea, fue incorporado a las comisiones legislativas a través de las cuales, la dictadura elaboraba y dictaba leyes entre cuatro paredes.

Al iniciarse la recuperación democrática, Otero fue candidato a senador en la Región Metropolitana y perdió, pero más tarde accedió al senado para ocupar el puesto del asesinado senador UDI Jaime Guzmán.

Otero siempre ha representado al pinochetismo más exacerbado. Por eso fue una imprudencia de Piñera nombrarlo en una Embajada tan importante, en un país especialmente sensible a la figura del dictador chileno, por haber apoyado a Gran Bretaña en la Guerra de las Malvinas. Además, el Presidente se ha intentado alejar del pinochetismo afirmando que votó por el No en el Plebiscito de 1988; por tanto, resultó un contrasentido designar Embajador a un personaje como Otero. Y no olvidemos que cuando era candidato, Piñera se comprometió con el analista político Patricio Navia a no designar en su gobierno a figuras del régimen dictatorial (Otero no fue el único: en España fue nombrado el ex senador Sergio Romero, reconocido pinochetista, amigo de Colonia Dignidad y Subsecretario de Agricultura de la dictadura).

Para quienes conocen la trayectoria de Otero, entonces, no fue una sorpresa la defensa pública que hizo del régimen militar en Argentina. Era de prever... pero el Gobierno de Piñera no lo previó.

Otro enredo

No es el único representante de Piñera en el exterior que se enfrenta a las políticas de su jefe. El embajador de Chile en Paraguay, Cristián Maqueira, se manifestó partidario de levantar la moratoria y permitir la caza de ballenas, cuestión que el Estado de Chile rechaza. Maqueira es presidente electo (aún no asume) de la Comisión Ballenera Internacional, CBI, y cuando fue reconvenido por sus torpes declaraciones, dijo haberlas hecho en su calidad de personero de la CBI, no como embajador; es decir, el mismo argumento de Otero.

Pero este inepto embajador olvidó que su patrón se ha manifestado ferviente defensor de las ballenas e incluso en su Parque Tantauco pretende mantener un refugio ballenero como centro de atracción turística...

Al cierre de esta crónica, parlamentarios chilenos exigían la renuncia de Maqueira por desatinado y por manifestarse contra la posición que Chile ha tenido no sólo como Gobierno sino como Estado en la defensa de las ballenas en el mundo.

Más... ¡y más!

Como si todos los enredos y entredichos ya enumerados fueren escasos, otro lío se armó desde el seno familiar mismo del Presidente.

Fue su hermano José, furibundo pinochetista, quien a partir del Caso Otero salió en defensa de la dictadura con escandalosos mensajes de Twitter en los que además llegó a comparar a Salvador Allende con el nazismo de Hitler.

Desde el Gobierno reaccionó el "delfín" de Piñera, el ministro del Interior Rodrigo Hinzpeter, rechazando violentamente los dichos del hermano de su Jefe y calificando a Hitler como "criminal". No olvidemos que Hinzpeter es de religión judía (de sinagoga dominical) y percibe al líder nazi como el criminal más grande de la Historia, autor de Holocausto.

Nueva reacción de José Piñera: "Hinzpeter miente; debe disculparse o renunciar". Al parecer, fue el propio Presidente quien puso paños fríos al enfrentamiento y todo quedó en nada.

Hay que recordar que José Piñera fue ministro de Pinochet primero en Minería y después en Trabajo. En la primera cartera impulsó y promulgó el nuevo Código Minero, que permitió la explotación de la minería chilena del cobre por compañías extranjeras, burlando así el espíritu de la nacionalización total de este mineral lograda por Allende con el apoyo unánime del parlamento.

En Trabajo, Piñera borró de un plumazo todas las conquistas sindicales logradas durante décadas por los trabajadores chilenos, suspendiendo derechos y beneficios. Además, "inventó" el traspaso de la administración de fondos previsionales de los trabajadores chilenos por parte de inversionistas privados creando las AFP, entidades que hoy lucran descaradamente con la plata que los trabajadores pretenden juntar para su jubilación.

A todo lo anterior se suma otro bochorno: el nuevo subsecretario de Redes Asistenciales, Luis Castillo, tiene algún vínculo con el caso del homicidio del ex Presidente Eduardo Frei Montalvo, pues se le atribuye haber negado la existencia del informe de autopsia del ex mandatario en la Hospital Clínico de la Universidad Católica donde después se descubrió que sí estaba, desvirtuando la declaración judicial del ahora Subsecretario, quien trabajaba en la UC.

Conflictos de interés

Los conflictos de interés de personeros de Gobierno en algún momento enredarán la vida política chilena. Hoy son una bomba de tiempo.

El propio Presidente Piñera los tiene porque no se desprendió oportunamente de Chilevisión, lo que debió haber hecho antes de asumir. Es "patrono" de la Universidad de Chile, dueña de la concesión de la señal de TV, que podría rescindir el "usufructo" que compró y que dura hasta 2018. Debe proponer al Senado nuevos directores de TVN y al presidente del Directorio del canal en competencia con el suyo y al nuevo presidente del Consejo Nacional de Televisión, CNTV, que debe fiscalizar y evaluar a la estación de su propiedad. Como no se designará a este nuevo ejecutivo mientras no se deshaga de CHV, sigue presidiendo al Consejo, Herman Chadwick Piñera, su primo, y mantiene su cargo de consejera su jefa de asesores en La Moneda, María Luisa Brahm.

Más conflictos de interés: el flamante nuevo superintendente de Salud, Luis Romero -designado después de la renuncia de Vitro Sciaraffia- era hasta febrero subgerente de Isapre Colmena, y ahora tendría que fiscalizarla. Pero la Ley de Transparencia le impide hacerlo durante al menos dos años. Es decir, Colmena no será fiscalizada por dos años... Y se trata de la Isapre que controla el 16% del mercado de la salud privada.

Más casos: el Presidente Piñera nombró a Loreto Silva como subsecretaria de Obras Públicas, sacándola de su cargo de fiscal de la Asociación de Concesionarios de Obras en Infraestructura Pública, COPSA. El director de este mismo gremio que defiende los intereses de las empresas concesionarias de autopistas y otra infraestructura concesionada, Mauricio Gatica, quien además era gerente de la concesionaria Rutas del Pacífico, fue nombrado coordinador de concesiones del MOP.

Y el dueño del estudio de abogados que defiende causas emblemáticas de la Ley Antimonopolios y de colusión entre grandes empresas, Felipe Irarrázabal, fue designado para encabezar la Fiscalía Nacional Económica, encargada de investigar los delitos económicos...

Derechos Humanos

En el tema de los Derechos Humanos también ha habido una tremenda confusión.

Sabido es que las organizaciones de militares en retiro -especialmente Chile mi Patria- han recurrido a todos los medios para lograr que se aplique la amnistía o la prescripción a los ex uniformados procesados por los crímenes cometidos en dictadura.

Durante la campaña, se supo que el martes 10 de noviembre de 2009 el ahora Presidente Piñera se reunió en privado con un amplio grupo de militares retirados. Cuando fue consultado por la prensa, el entonces candidato se negó a formular declaraciones. Pero sí habló el presidente de Chile mi Patria, general (r) Rafael Villarroel (ex gobernador militar en Quillota), quien se manifestó "muy contento" con los resultados del encuentro, que -estimó- "es una demostración de buena predisposición, de buena voluntad y de dar una solución definitiva a la situación que afecta a un sinnúmero de oficiales y suboficiales en retiro de la Defensa Nacional".

Más allá fueron los representantes de la Organización de Soldados Presos Políticos en Democracia (Ospped), quienes señalaron que "el tema que motivó los mayores aplausos se refiere a la situación de persecución, de procesamientos y condenados en cárceles que afecta a uniformados por haber enfrentado la acción del terrorismo marxista".

Ya erigido Jefe de Estado, Piñera ha insistido en su compromiso con las víctimas de la dictadura, pero la directora del Programa de Derechos Humanos del Ministerio del Interior -designada por él-, Rossy Lama, se reunió a fines de mayo con un grupo de militares. Preguntada por el motivo del encuentro, Lama dijo que había explicado a los ex uniformados sobre cómo el gobierno de Piñera "trataría" el tema de los Derechos Humanos y de los militares en retiro presos o procesados. ¿El Gobierno le dará un "tratamiento" al un tema que está en manos de los tribunales? El Programa de DDHH del Ministerio del Interior ¿no está al servicio de las víctimas? ¿Qué tiene que hablar con los victimarios?

En los últimos días, Piñera se reunió con la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, pero sólo para escuchar sus demandas, entre las cuales está la salida de Rossy Lama de su cargo por dialogar con los militares retirados. Piñera interrumpió el encuentro sin dar respuesta alguna a los requerimientos de las visitante de Palacios, según dijo, por "problemas de agenda".

Todavía queda: Recién el 23 de junio se supo que el Gobierno de Piñera ordenó reducir en un 17 por ciento el presupuesto que estaba previsto para poner en marcha el Museo de la Memoria, emblemática obra Bicentenario. La directora del Museo, Rommy Schmidt, declaró que con el recorte presupuestario, no se podrá reparar el Museo de los daños por el terremoto, lo que significará no abrirlo al público en septiembre, como una de las obras emblemáticas del Bicentenario.

En el Museo de la Memoria se exhibirán obras de arte, imágenes y vestigio de lo que fue la violación sistemática de los Derechos Humanos durante la dictadura en Chile.

Nadie entiende nada

Hay muchas otras cosas que tienen a la comunidad nacional perpleja ante lo que puede ser, finalmente, el primer gobierno democrático de la derecha en 50 años de historia.

Lo que queda claro es que no se aprecian los resultados de los veinte años en que la derecha se estuvo "preparando para gobernar": ha tenido dificultades para encontrar funcionarios de niveles altos y medios y la instalación ha sido lentísima; muchos de los nombrados tienen conflictos de interés, partiendo por el Presidente que aún es dueño de un canal de televisión; las renuncias suman y siguen; hay disputas subterráneas (y otras no tanto) entre los dos principales partidos que sustentan a la Alianza de Gobierno y se comprueba diariamente que muchas de las promesas de campaña jamás se cumplirán.

Director responsable: Miguel Tapia González [director(a)zonaimpacto.cl] · Webmaster : Javier Tapia Donoso