218
28 de junio de 2010
Belloto del NorteEl Belloto del Norte es una especie única, de una belleza silvestre conmovedora. El relave El Torito lo está exterminando en El Melón y las mitigaciones comprometidas por Anglo American resultaron un desastre.

Especie nativa protegida está siendo exterminada por ampliación del relave El Torito

Conservación del “belloto del norte” por Anglo American en El Melón es un completo desastre

Por Miguel Tapia G.
(Publicado en la edición 455 del Semanario Impacto de La Calera)

EL MELÓN.- Los pobladores del ex Asentamiento El Melón no podían creer la detallada información que recibieron en diciembre de 2008 en la sede de la junta vecinal, a donde fueron convocados para conocer detalles de un estudio científico sobre "Aspectos florísticos y dinámica de regeneración de los bosques de Belloto del norte, presentes en el Sitio Prioritario, Cordillera El Melón".

La expositora, profesora Lorena Flores Toro, Magíster en Ciencias mención Botánica, recién terminaba el trabajo de investigación que había comenzado en abril, rastreando el estado de conservación de los bosques de la especie "Beilschmiedia miersii" o belloto del norte, "que prosperan en las quebradas de la cordillera El Melón, sector Nogales, a través de la caracterización de su flora vascular y la dinámica de regeneración de las especies leñosas".

Belloto del Norte

El Belloto del Norte es una especie arbórea endémica (se desarrolla en áreas pequeñas), que se ubica en la Cordillera de la Costa entre Petorca y Melipilla; habita laderas y valles formando parte del tipo forestal esclerófilo, o de hoja dura.

La Enciclopedia de la Flora Chilena la describe como "Árbol siempreverde que alcanza una altura de hasta 25 metros y un diámetro de hasta 80 centímetros, tronco recto y cilíndrico, corteza café-grisácea. Hojas simples, opuestas o sub-opuestas de forma ovadas o ovado-elípticas con el margen entero, ondulado, el haz es de color verde lustroso oscuro, mientras que el envés es glauco",

Se trata de una especie calificada legalmente como "protegida", por su alto valor como patrimonio natural y porque solamente se da en algunas zonas de nuestro país.

El Decreto Supremo N° 13, de 1995, del Ministerio de Agricultura, declaró al belloto del norte y otras especies como "Monumento Natural", considerando -entre otros puntos- la voluntad del Estado de "proteger y conservar en su medio ambiente natural ejemplares de las especies de su flora y fauna indígenas, preservando su diversidad genética y evitar su extinción por cualquier medio al alcance del hombre".

También considera que "la especie Belloto del Norte (Beilschmiedia miersii) es una especie vulnerable a la extinción".

Gran aberración

La aberración contra esta especie protegida la perpetró el propio Estado al autorizar la ampliación del relave El Torito, que significa la destrucción por inundación o aplastamiento de centenares de ejemplares del Belloto del Norte con toneladas de barro y metales pesados correspondientes a la escoria de la extracción de cobre desde el mineral El Soldado, de Anglo American.

Lo anterior, a pesar que el mismo Decreto declaró este árbol como Monumento Natural, dispuso en su Artículo segundo que "la Corporación Nacional Forestal, o su sucesor legal, sólo podrá autorizar la corta o explotación de las especies citadas, cuando estas acciones tengan por objeto llevar a cabo las siguientes actividades: Desarrollar investigaciones científicas debidamente autorizadas. Habilitar terrenos para la construcción de obras públicas o de defensa nacional. Desarrollar planes de manejo forestal por parte de organismos oficiales del Estado cuyo exclusivo objeto sea el de conservar y mejorar el estado de conservación de las especies protegidas con este decreto".

Por supuesto, la autorización para ampliar el relave no correspondió a ninguna de las actividades autorizadas por el Decreto Supremo, pero la CONAMA -encargada de resguardar nuestro medio ambiente y sus riquezas naturales- se las arregló para acceder al proyecto de la entonces poderosa Compañía Disputada Las Condes, la misma que declaró pérdidas durante años y después fue vendida en 1.500 millones de dólares a Anglo American.

Un bosque...

El estudio de la bióloga Lorena Pérez -patrocinado por CONAMA, el Fondo de Protección Ambiental (FPA) y la Corporación Laguna Verde- estuvo orientado, entre otros objetivos, a caracterizar la estructura de la vegetación boscosa del área e "identificar la capacidad regenerativa de las especies arbóreas y determinar la dinámica de regeneración de estas comunidades boscosas".

Al exponer su trabajo, la profesora Flores explica que un bosque es mucho más que un conjunto de árboles de igual o distinta especie. "Es todo un ecosistema complejo, en el cual no sólo es importante el árbol o los árboles dominantes o notorios, sino también, como podemos ver en mi investigación, un bosque como el de bellotos (y cualquier otro), está compuesto por un elenco florístico mucho más amplio".

Allí conviven armónicamente especies herbáceas "que a veces suelen ser más escasas y estar en mayor peligro que los mismos árboles", aclara Lorena, añadiendo que "un bosque es una comunidad de plantas, animales, hongos, etcétera."

El estudio

Después de identificar y evaluar el estado de conservación de la gran diversidad de árboles, arbustos y plantas que conforman el ecosistema de las quebradas El Pedernal, El Infiernillo, analizando la existencia, estado y proyecciones de especies como Belloto del Norte, peumo, litre, molle, lilén, boldo, arrayán, naranjillo y quebracho, entre otros árboles.

En cuanto a su estado, el estudio de la bióloga Flores concluye en que el Belloto se presenta en situación "vulnerable".

También el trabajo contiene datos sobre densidad, ubicación con su altura sobre el nivel del mar, tamaño de los ejemplares y otros antecedentes científicos de los estratos arbóreos (árboles hasta 20 metros de alto), arbustivo (dos a ocho metros), Herbáceo (20 a 50 centímetros) y plantas trepadoras existentes en las quebradas de la Cordillera El Melón.

En la Quebrada El Infiernillo se encontró 149 árboles bellotos por hectárea y 10 plántulas por cada cien metros cuadrados. Estas últimas fueron introducidas como mitigación por la compañía minera que inundó la Quebrada (ver nota aparte).

A pesar que Anglo American realizaría un amplio programa de regeneración y plantación de bellotos nuevos (plántulas) para reemplazar a las que está destruyendo e incluso aumentar la población de esta especie, las conclusiones del estudio indican el aberrante resultado de que el Belloto del Norte se sigue extinguiendo en una de las escasas zonas donde se desarrolla.

La científica advierte "La baja abundancia de individuos de belloto de clases dimétricas bajas y la escasa presencia de plántulas, sugiere la falta de regeneración de bellotos en los últimos años", lo que indica que la Minera no ha cumplido con su plan de reposición.

Entre las posibles causas de la creciente escasez de la especie, Lorena Flores sugiere herbivoría, desecación, ataque de hongos y arrastre de la semilla por agua de lluvia en invierno.

Y concluye con una preocupante aseveración: "Los bosques de belloto de la cordillera El Melón, si bien es cierto aún albergan un importante elenco de plantas autóctonas, y algunas de ellas en categorías de conservación, su permanencia en el futuro se ve seriamente amenaza de continuar actividades que alteran su frágil equilibrio".

Una especie protegida, pero muy desprotegida

La Comisión Nacional del Medio Ambiente, CONAMA, describe la "Cordillera del Melón" como "Zona de protección por parte del Plan Regulador como Lugar de Interés Científico", describiendo su "alta diversidad botánica por coexistencia de bosque esclerófilo y serranías precordilleranas. Corredor biológico de fauna".

En cuanto a la flora del lugar, detalla: ""Una de las mayores concentraciones Beilschmiedia miersii (Belloto del Norte) con aproximadamente 20.000 individuosen estado de conservación vulnerable".

Es evidente que esta descripción se hizo antes que la misma Comisión autorizara la inundación de la Quebrada El Infiernillo, eliminando gran parte de las especies existentes.

En cuanto a la vida animal, CONAMA identifica "especies de fauna con problemas de conservación (Gato Colocolo en peligro)".

El documento contenido en la página web http://www.scribd.com/doc/2904943/Cordillera-del-Melon, brinda prioridad "importante" a la intervención para la conservación de los recursos naturales del lugar, explicitando como amenazas las "actividades mineras, extracción de tierra de horas y producción de carbón", sin mencionar los relaves de la mediana minería.

Por su parte, el estudio "Determinación del grado de amenaza del Belloto del Norte, Beilschmiedia Miersii (Gay)", el jefe de Horticultura del Jardín Botánico de Viña, Patricio Novoa, se refiere específicamente a la supervivencia de esta valiosa especie nativa protegida en El Melón, identificando como una de sus grandes amenazas los "proyectos de desarrollo minero, como el de Minera Disputada Las Condes en la cordillera El Melón (quebradas El Torito, El Sauce, y Caquicito)". (Fuente: http://www.chlorischile.cl/bellotonovoa/bellotopaper.htm).

Rarezas de la autorización y compromisos incumplidos

Cuando Disputada Las Condes tramitaba la autorización para destruir las reservas de Belloto del Norte en la Quebrada El Infiernillo para ampliar su relave El Torito, se encontró con que era imposible porque su condición de Monumento Natural y especie protegida, que regía desde 1995, lo hacía imposible.

Pero entre gallos y medianoche, el Ministerio del Agricultura dictó, en noviembre de 2003, el Decreto 525, que dejó sin efecto la protección y permitió autorizar la aberración medioambiental.

Las organizaciones ecologistas reaccionaron interponiendo recursos judiciales que fueron acogidos estableciéndose la ilegalidad del resquicio ministerial, obligando al Gobierno a dictar el Decreto 625, que en diciembre de 2004 anuló el anterior.

Pero el daño estaba hecho. La CONAMA, con agilidad increíble, ya había autorizado la destrucción de los bosques de bellotos y otras valiosísimas especies de flora y fauna en las quebradas de El Melón.

Como "mitigación", la Compañía Minera se comprometió a plantar una enorme cantidad de nuevos ejemplares o plántulas de bellotos y desarrollar un programa con el Liceo de El Melón para multiplicar la especie en viveros ("viverización). Pero nada resultó, porque las acciones quedaron apenas en esbozos iniciales.

Las nuevas especies plantadas en el entorno están sufriendo una lenta destrucción por la inundación con aguas contaminadas procedentes del relave, el traslado de algunos árboles sencillamente no funcionó y los viveros estudiantiles tampoco se proyectaron en el tiempo.

La bióloga Flores expresó que "jamás va a compensar en lo más mínimo el daño irreversible que se está haciendo a las comunidades de bosques de belloto que habitan los fondo de quebradas de la cordillera El Melón".

Incluso, durante su exposición ante los estupefactos vecinos, la científica exhibió fotografías de plantaciones de bellotos hechas por la empresa minera en algunas laderas de las quebradas para "compensar el daño", evidenciando que todo ha sido un fracaso, porque se advierte que casi todas las pequeñas plántulas de belloto están muertas.

Pobladores que han tenido acceso a esas quebradas, confirmaron a "Impacto" que por el camino hacia el relave El Torito, que va a la quebrada El Infiernillo, constatan que los trasplantes de bellotos adultos realizados para "salvar" esos ejemplares de la inundación inminente, resultaron "un chiste" porque la mayoría de los árboles murió y los que sobrevivieron están en muy malas condiciones. Además -dicen- fueron plantados a orillas del camino; es decir, totalmente fuera de su hábitat natural de los fondos de quebradas; es decir, zonas muy húmedas.

"Da lástima ver esos bellotos tratando de sobrevivir bajo condiciones de estrés muy fuertes y totalmente desligados de la rica comunidad de bosque del cual son parte en forma natural", reconoce la bióloga.

Director responsable: Miguel Tapia González [director(a)zonaimpacto.cl] · Webmaster : Javier Tapia Donoso